martes, 23 de agosto de 2016

La Teoria del Crecimiento Sostenido - Periodismo Quijotesco

Entonces podríamos preguntarnos: ¿Porqué si  yo sigo pesando lo mismo que cuando entré al  servicio militar con dieciocho años hay gente  que después de unos meses sin verme me dice  que estoy más delgado. La respuesta es muy  Simple: ¡Yo no yo el que ha adelgazado, son  los demás los que no han parado de engordar!
Entonces podríamos preguntarnos: ¿Porqué si
yo sigo pesando lo mismo que cuando entré al
servicio militar con dieciocho años, hay gente
que después de unos meses sin verme me dice
que estoy más delgado? La respuesta es muy
Simple: ¡Yo no yo el que ha adelgazado, son
los demás los que no han parado de engordar!
Durante los últimos meses, en cada reunión familiar o en cada encuentro con algún viejo amigo he notado que todos me dicen los mismo: Estás muy delgado" "Te estás quedando muy flaco" o "Has perdido peso."

Sin embargo la realidad es que sigo pesando lo mismo que hace quince años. Incluso todavía me pongo para dormir la misma ropa interior que usaba hace dieciocho años y que antes fue de mi padre.

Entonces podríamos preguntarnos: ¿Porqué si yo peso lo mismo hay gente que después de unos meses sin verme me dicen que estoy más delgado? La respuesta es muy sencilla: ¡Yo no soy el que ha adelgazado, son los demás los que no han parado de engordar!

Está claro que, aparte de algunos envidiosos que me dicen que estoy flaco por pura envidia, la mayoría no lo hace con mala intención. ¿Y porqué lo hacen entonces? La respuesta es muy sencilla: La mayoría de la gente no tiene memoria.

Por eso, como ya olvidaron como era el mundo hace sólo unos meses, no se dan cuenta de que yo estoy igual y que son los demás los que no han parado de engordar. ¿Y porqué estas personas no recuerdan ni observan los cambios que suceden a su alrededor? Muy sencillo: Viven en una realidad virtual, en una realidad falsa.

Juan Matus, un brujo yaqui mexicano, dice que el hombre de conocimiento sabe que las palabras son como semillas, y que la brujería, tanto la buena como la mala se siembran con las palabras. Por esto, cada vez que alguien me lanza un "cariñoso" te "estás quedando muy delgado", yo le enseño la hebilla del pantalón, le explico que llevo muchos años usando el mismo agujero y ¡le recuerdo que no soy yo el que está adelgazando, que en realidad los que engordan son los demás!

Es muy curioso que la reacción de la mayoría de las personas cuando le digo que tengo el mismo peso que cuando tenía dieciocho años, casi nunca es preguntarme cómo lo consigo, sino que intentan, convencerme y ¡convercerse a ellos mismos de que estoy más delgado!

Este fenómeno de ver la realidad que ha sido creada por la mente lo explicó muy bien Jesucristo cuando dijo: Por eso yo les hablo en parábolas, porque viendo no ven, y oyendo no oyen, ni entienden.


Sin embargo, como seguro que habrá personas que quieren conocer el secreto para mantener siempre el mismo peso, podría resumir mi dieta en cinco puntos muy sencillos:

1. Hidratación. Mucha agua y jugos naturales. ( Ningún refresco u otros venenos procesados )
2. Moderación en la cantidad de carne y lácteos. Siempre orgánica (Nunca procesados)
3. Hacer ejercicio durante el día y cenar ligero durante la noche, si es posible siempre antes de las 6. Cuando digo ejercicio es tener una vida activa, no meterte en un circuito a correr dando vueltas como si fueras una rata de laboratorio.
4. Evitar o bajar mucho el consumo de los "blancos" que son el azúcar, sal yodada, pan, pastas y arroz blanco. (El azúcar se sustituye por miel de abeja real, la sal yodada por sal de mar, el pan y las pastas procesadas por integrales y el arroz siempre negro)
5. Todo natural. Nada envasado, procesado, precocinado o congelado.

¿Te parece difícil hacer estos pequeños cambios? ¿Te parece que las dietas son muy difíciles? Cada uno tiene su forma de ver las cosas. A mi me parece más difícil vivir con dolor y padeciendo enfermedades.

Aunque tengo que decirte que, en mi modesta opinión, no te recomendaría que hicieras dietas radicales porque son un aburrimiento. En la vida es mejor hacer pequeños cambios hasta que te habitúes a ellos. Así estos pequeños cambios harán que tu cuerpo se habitúe de forma gradual a tu nueva dieta.

Por si te interesa ver una dieta en la que comes de todo te recomiendo La Digestión el Organo Olvidado. Muchos de los consejos de esta dieta vienen en el Deuteronomio del Antiguo Testamento y a pesar de tener miles de años funcionan bastante bien.

Entonces podríamos preguntarnos: ¿Porqué si  yo sigo pesando lo mismo que cuando entré al  servicio militar con dieciocho años hay gente  que después de unos meses sin verme me dice  que estoy más delgado. La respuesta es muy  Simple: ¡Yo no yo el que ha adelgazado, son  los demás los que no han parado de engordar!
Entonces podríamos preguntarnos: ¿Porqué si
yo sigo pesando lo mismo que cuando entré al
servicio militar con dieciocho años, hay gente
que después de unos meses sin verme me dice
que estoy más delgado? La respuesta es muy
Simple: ¡Yo no yo el que ha adelgazado, son
los demás los que no han parado de engordar!
Si, ya se lo que estás pensando: ¿Que creo que porque haga una dieta no me voy a enfermar ni me voy a morir? Bueno, creo que tu posición es absurda, fanática y radical. No podemos evitar la enfermedad y la muerte, pero si podemos vivir muchísimo mejor, sufrir menos enfermedades y morirnos después de haber vivido una vida plena.

Sigamos con el tema y busquemos artículos que podrían explicar porqué la gente me ve más delgado aunque no he variado de peso en los últimos quince años.

En México, por ejemplo, un artículo explica "la historia de cómo kilo a kilo México se volvió líder en obesidad". En realidad, no hacen falta estudios "científicos" ni hace falta ser un genio para darse cuenta de algo obvio: Los productos procesados producen obesidad.

Un ejemplo de como los mexicanos ganan kilos lo veo a diario cerca de mi casa donde han abierto un puesto al que todos los niños y niñas van a comer helados con nitrógeno porque comer jugo de frutas es de "viejos" y no es "moderno". ¿Conocerán estos niños los peligros de ingerir nitrógeno líquido?

Según las ganas y la cara que ponen cuando se comen el helado, uno puede tener una idea del tamaño que tendrán estos niños en unos años e incluso cuales enfermedades padecerán. Algunos pareciera que llevan en la frente ya marcada la palabra "diabetes".

Es irónico que no hace mucho, cuando llegúe a México, la gente comía, por ejemplo, jicama con chile, un tentenpié natural que además de ser buenísimo para la salud, sabe delicioso. Sin embargo, esta generación ya cayó en la mentira de la modernidad y con sus helados de nitrógeno tienen un futuro asegurado: enfermarán y engordarán.

Puede que estés pensando: ¿Qué derecho tengo yo a criticar a estas personas si ellas son felices llevando el estilo de vida que llevan? Puede que tengas razón, sin embargo: ¿Qué hay de malo que yo comparta esta información?¿Y si alguno de estos niños me lee y se ahorra pasar toda su vida con diabetes?¿Y si alguien no está feliz con su obesidad y quisiera mejorar su salud?¿No merece la pena intentar ayudarlo?

Hace unas pocas décadas, para distinguir a un norteamericano de un europeo sólo había que comparar el tamaño. El norteamericano promedio estába hinchado, gordo u obeso, y el europeo delgado. Ahora ya, como por ejemplo en España, este ya no es el caso, en los últimos años, con la llegada de la "modernidad" a España ha llegado tambien el sobrepeso y el 40% de la población ya es obesa.

No se puede culpar a las empresas de comida de que a mucha gente no le importe cuidar su salud y se atiborren como poseidos de ingentes cantidades de comida basura. Sin embargo podríamos preguntarnos: ¿Porqué las cuatro empresas que controlan la alimentación mundial dan a las personas una comida de baja calidad sabiendo que provoca muchas enfermedades y obesidad?

Una posible respuesta a este enigma la aprendí hace unos años en ese aparato "maligno" y "demoníaco" que llamamos televisión. Un día, mientras perdía un tiempo precioso de mi vida viendo un juego de la NBA, apareció un jugador sosteniendo una hamburguesa doble, una bolsa de patatas (de las que no son patatas) y un refresco de a litro. El pirata que había hecho el anuncio me daba a entender que si me comía una hamburguesa, podría ser alguien "importante" como él.

Sin embargo, como no llego a 170 y tampoco me interesaría entrar la NBA, comprendí que en este anuncio había truco: ¿Cómo sería posible que este deportista jugara competición de alto nivel después de comerse esa basura de comida que estaba mostrándome por televisión? ¡Mentira!

Acabada de darme cuenta de la gran manipulación de la que estaba siendo víctima, durante muchos años había pensado que la publicidad no me afectaba, me creía "muy listo". Pero no fue hasta ese día que fui consciente de la manipulación que pude de verdad liberarme de ella. 

En el anuncio siguiente, en la pantalla apareció una mujer obesa vendiendo una caja de pastillas para el dolor de estómago y la indigestión, y entonces hice la relación: ¡Primero el deportista me había vendido la comida para enfermarme, y ahora la señora obesa estaba vendiendome la solución!¡Estos piratas estaban vendiendome la enfermedad primero y el "remedio" después!

Fue en aquellos días que me deshice de la televisión, ni siquiera la regalé: ¿Cómo regalarle algo a alguien que yo no querría para mí? He explorado este tema de la "programación" televisiva en esta historia que bauticé como No te olvides de vivir.

Aquel día comprendí algo muy importante: Que parece ser que tienen montado un negocio siniestro que consiste en engordar a la gente con comida procesada de baja calidad y llena de químicos, para que la gente se enferme y vaya después a las farmacias a medicarse y gastarse el dinero en los hospitales.

Si no me crees sólo mira a tu alrededor: ¿Ves cada vez más farmacias?¿Son las farmacias cada vez más grandes? En mi pueblo había dos boticas pequeñitas y ¡ahora hay dos farmacias que parecen centros comerciales!

Como tenemos la ventaja de que este es un blog quijotesco y en él "se valen" las locuras, he decidido inventar una fórmula matemática que explica "científicamente" esta técnica del engordamiento masivo de la población.

Mi Teoria del "Crecimiento Sostenido", con la que pienso desbancar al mismísimo Newton, es bastante simple: "Todo cuerpo atiborrado de comida basura es afectado por una fuerza directamente proporcional que lo envía directamente a la farmacia."

Por si eres materialista y necesitas una prueba "matemática", la fórmula que he desarrollado es la siguiente: c+cb=p+cf+tv Lo que quiere decir: Todo cuerpo (c) atiborrado de comida basura (cb) acaba convirtiéndose en una persona (p) que corre a la farmacia (cf) a toda velocidad (tv).

Fijate la fórmula "científica"que he montado en dos minutos, ahora necesitamos un matemático que la demuestre "matemáticamente". Si te fijas, es así como funcionan la mayoría de las "teorías", tomas algo obvio, como que una manzana cuando cae del árbol llega al suelo, le pones una formulita, ¡y después pones a los matemáticos a intentar explicar lo obvio con números por unos cuantos siglos!

Te recomiendo leer también: Los Pancistas de mi Diario de un Observador

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...